Joshikai(女子会)en Kyushu (I): Destino Fukuoka-Nagasaki

En la playa cerca de FukuokaEl fin de semana del 11 y 12 de agosto la madre de mi amigo Kosuke (de Kioto), me enseñó una palabra nueva: “女子会” (=joshikai), o lo que viene siendo reunión de chicas. Pues eso mismo y nada más iban a ser mis últimos días de viaje en Japón. Después de mi día de relax en el onsen me uniría a Yumi, Yoko y Fumiyo para hacer ruta por Fukuoka y alrededores y después pasar un par de días en Nagasaki, el único destino del mes en el que no había estado antes junto con el onsen.

El día empezó muy temprano, aunque solo tenía que cruzar un túnel por debajo del mar para llegar allí desde Shimonoseki, la idea era empezar lo antes posible el viaje. Así que en la mañana del 21 nos encontramos las cuatro, cada una proveniente desde un punto diferente de Japón en el aeropuerto de Fukuoka. Aclaro aquí el futuro baile de nombres entre Fukuoka y Hakata: la Fukuoka actual se formó en 1889 fruto de la fusión de la ciudad porteña Hakata y la ciudad fortificada de Fukuoka. A día de hoy Hakata ha quedado como el nombre de uno de los distritos centrales de Fukuoka  y también de la estación de trenes principal.

Ya organizadas y dispuestas a ver sitios nuevos y sobre todo a disfrutar de los manjares de la ciudad de la mano de una local (Fumiyo), nos dirigimos a Daifu. Esta ciudad cercana, prácticamente anexa a Hakata,  fue en su día el centro de gobierno de la isla de Kyushu. El punto principal es el templo Tenman-gu. El paseo hasta llegar al sitio ya es un espectáculo.

Brochetas de osenbei blando

Brochetas de osenbei blando

A ambos lados de la calle peatonal que se dirige al templo se alinean negocios de dulces y snacks tradicionales de la zona. También tiendas de objetos típicos.

Calle de Dazaifu, camino a Tenman-gu

Calle de Dazaifu, camino a Tenman-gu

Fabricando dulces

Fabricando dulces

En este pasillo, y antes de pasar por una toori de piedra aprendí que eran los Monpe, unos pantalones un poco bombachos que se solían llevar durante la guerra y que por su forma hacía más cómodo moverse y trabajar, a los cuales se les cosía en el trasero una tela con tu nombre y tu dirección para poder saber quién eras en caso de sufrir alguna desgracia. El tejido tradicional de los mismos es muy típico.

Pantalones monpe

Pantalones monpe

Entre negocios tradicionales se encuentra también este Starbucks obra del arquitecto japonés Kengo Kuma. Una maravilla de espacio en el que el uso de la madera y el protagonismo del pequeño jardín que se avista desde toda la cafetería al fondo, propicia que se sienta el espíritu japonés de una forma muy contemporánea pero sin renunciar a los materiales y a los recursos típicos de su arquitectura.

Fachada

Starbucks de Dazaifu por Kengo Kuma

Interior del Starbucks

Interior del Starbucks

Ya en Tenman-gu me dividía entre la premura por probar el té verde y los dulces o por comprarme el omamori (o amuleto) que prometía tener los poderes mágicos para que cualquier estudiante aplicada como yo pudiera aprobar sus exámenes de japonés.

El templo Dazaifu Tenman-gu

El templo Dazaifu Tenman-gu

El estómago pudo al deber y disfrutamos de una delicia increíble bajo el fresco techo de un kissaten (o salón de té) de madera.

Umegaimochi y matcha

Umegaimochi y matcha

A día de hoy (19 de enero de 2013- sí, he tardado en acabar la crónica un poquito) he de decir que ha sido efectivo en uno de sus cometidos (el examen de la escuela de idiomas) pero aún está por probarse su efectividad en el noken, que sabré en aproximadamente un mes.

Reza el cartel "Para aprobar exámenes"

Reza el cartel “Para aprobar exámenes”

Cerca de Tenman-gu hay algún que otro tesoro escondido, remanso de paz y de frescura para aquellos imprudentes que visitan la zona en agosto, como yo.

Jardín Zen de Komyozenji

Jardín Zen de Komyozenji

Pabellón de Komyozenji

Pabellón de Komyozenji

Volvimos a coger el coche y salimos de la ciudad camino a una zona de playas donde son comunes los bares de surfistas y un ambiente relajado.

La playa, en los alrededores de Fukuoka

La playa, en los alrededores de Fukuoka

Jugando en la playa

Jugando en la playa

De aquí volveríamos a casa de Fumiyo, donde nos quedaríamos a dormir antes de partir al día siguiente a Nagasaki.

Ventana de la cocina en la casa de Fumiyo

Ventana de la cocina en la casa de Fumiyo

Como lo siguiente a la llegada y pausa en la casa de Fumi sería un amplio recorrido gastronómico por las maravillas de Hakata (considerada una “gourmet city”) y la experiencia sería apoteósica, dejo para otra entrada la cena y recena del día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: